María Santísima de los Dolores (Lágrimas)

La imagen de Ntra. Sra. de los Dolores es de autor anónimo. Es la antigua Esperanza procedente del Peñón de Alhucemas. Pertenece a la escuela sevillana del siglo XVIII. Fue traída a Melilla por D. Marcelo Nogales Ruiz. Se la conoce popularmente como la Virgen de las Lágrimas.
El manto fue bordado por las religiosas adoratrices en 1938.
En el año 2003 estrenó la corona, con un baño de oro, realizada en los Talleres Angulo de Lucena, Córdoba

Paso construido sobre una estructura de aluminio provista de  ocho trabajaderas con acoplamiento para ambos hombros con pletina y almohadilla.

En lo que a la orfebrería se refiere consta de los siguientes elementos:

Moldura superior cincelada con agallones y óvalos; dicha moldura va ingleteada coincidiendo con las pilastras del paso.

Pilastras compuestas por columnas barrocas enteras.

Placas cinceladas entre las pilastras con motivos de jarrón y cartela central en la que se alojan motivos de la Pasión y vida de la Virgen

Capillas en las ochavas del trono donde se alojan los Evangelistas.

Capillas centrales en el frente  con la Virgen de la Victoria y los laterales, Inmaculada Concepción y San Francisco de Asís, con cornisa de medio punto soportada por columnas también enteras. Realizado en los talleres de Pedro Angulo, Lucena, Córdoba, en 2012. El motivo de la adquisición de dicho paso fue  para aligerar el peso a los costaleros que portaban a la Virgen de los Dolores.

Está rodeado de pequeñas esculturas exentas y bajorrelieves con motivos de la Pasión y Resurrección.
Entre 2005 y 2008 el trono de la Virgen salió sobre ruedas, por la falta de hombres de trono, lo que llevó, en 2009, al joven cofrade D. Álvaro Guzmán Montesinos, a proponer al Hermano Mayor D. Marcelo Nogales Moncada, la transformación del trono en paso, al estilo sevillano, y a aportar una cuadrilla de 40 jóvenes costaleros.

La salida procesional de aquél Miércoles Santo 7 de abril de 2009, resultó apoteósica. El pueblo de Melilla acompañó a la Virgen desde el primer momento hasta su recogida durante todo el trayecto procesional, aplaudiendo incansablemente la labor de los jóvenes costaleros guiados por su capataz Francisco Javier Nogales Sánchez y asistido por el capataz de cola José Hurtado.
Este paso de palio va escoltado por el Regimiento de Artillería de Campaña Autopropulsado RACA 32.

lagrimas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s